¿Has pensado como te sentirías tú si tuvieras que dejar de vivir en tu casa, de ir a tu colegio y de estar con tus amigos e irte a vivir a un lugar en que no conoces el idioma?

Eso es lo que viven muchos de los niños con los que actualmente convives en el colegio, con los que vas al parque o ves en la piscina, además muchos de ellos han tenido que despedirse de sus familias y venir a vivir con personas desconocidas. Seguro que no te gustaría estar en su situación. Por eso tenemos que intentar ayudarles todo lo que podamos a que se sientan a gusto sin importarnos su color de piel, su religión o su país de procedencia.

Nuestra sociedad está compuesta por personas de distintas nacionalidades, culturas y religiones que se han visto obligados a desplazarse de sus países por diversas circunstancias con la finalidad de encontrar una vida mejor, esto no los hace mejores o peores que nadie y debemos aprender a respetar nuestras diferencias igual que lo hacemos con las diferencias que tenemos con nuestros hermanos.

Esta diversidad de culturas, religiones y formas de pensar tienen que ser entendidas como una fuente de conocimiento, seguro que nunca has viajado a países tan lejanos como de los que provienen ellos, pero pueden contarte historias maravillosas si les das la oportunidad, y pueden hacerte viajar hasta allí sin tener que moverte del sofá.

El colectivo para el Desarrollo Rural de Tierra de Campos trabaja por la tolerancia social y la interculturalidad.