Los estereotipos de género son ideas preconcebidas que se inculcan de manera inconsciente desde el nacimiento. Funcionan a modo de etiquetas que atribuye características específicas a los miembros de un grupo, generalmente de manera arbitraria y que se basan en ideas que son heredadas de un modelo social anticuado y patriarcal.

Los estereotipos de género, generalmente, se marcan desde la infancia y determinan la vida de los niños y niñas en función de su sexo (“el rosa es de niñas”; “jugar al futbol es cosa de hombres”, etc.)

Un estudio elaborado en 15 países por la Organización Mundial de la Salud y la Universidad de John Hopkins (Baltimore, Estados Unidos), determina que los estereotipos de género tienen consecuencias muy negativas en los niños y niñas, especialmente cuando llegan a la adolescencia, momento en el que “el mundo se expande para los niños y se contrae para las niñas”, en todos los escenarios, por lo que los expertos aconsejan que se eduque en igualdad de género desde la infancia y desde todos los ámbitos (familia, escuela, medios de comunicación, sociedad) ya que la coeducación desde el principio es la mejor herramienta para evitar la desigualdad. Por ello, desde la Asociación Colectivo para el Desarrollo Rural de Tierra de Campos, trabajamos por la igualdad entre niños y niñas, mujeres y hombres mediante la realización de diversos talleres y actividades que de manera transversal se llevan a cabo por el territorio de Castilla y León.